Laurence Le Constant empezó a trabajar con plumas temprano en los 2000. Consigue sus plumas de granjas en Europa que no tienen uso para ellas, son de aves protegidas y en peligro de extinción, son recolectadas del suelo, no se maltrata ningún animal para su arte.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Comments

comments